Anatomía del verso por Nikolai Gumíliov

October 21, 2019

Anatomía del verso por Nikolai Gumíliov
Titulo del libro : Anatomía del verso
Autor : Nikolai Gumíliov
Fecha de lanzamiento : July 31, 2012
Número de páginas : 25
Editor : Verdehalago

Descargue o lea el libro de Anatomía del verso de Nikolai Gumíliov en formato PDF y EPUB. Aquí puedes descargar cualquier libro en formato PDF o Epub gratis. Use el botón disponible en esta página para descargar o leer libros en línea.

Entre las numerosas fórmulas que definen la esencia de la poesía, se distinguen dos, propuestas por poetas que han reflexionado sobre los misterios de su oficio. La fórmula de Coleridge reza: “La poesía consiste en las mejores palabras, en el mejor orden.” Y la fórmula de Teodoro de Banville: “La poesía es aquello que ha sido creado y que, por lo tanto, no necesita modificaciones.” Estas dos fórmulas se fundamentan en una clara y peculiar apreciación de las leyes, mediante las cuales las palabras influyen en nuestra conciencia. El poeta es aquel que toma en cuenta todas estas pautas que gobiernan el conjunto de palabras del que es dueño. Quien tenga en cuenta sólo parte de estas leyes será un artista de la prosa, y quien no tenga en cuenta nada, excepto el contenido ideológico de las palabras y sus combinaciones, será un literato, un simple creador de prosa oficial. La enumeración y clasificación de estas reglas, constituye la teoría de la poesía. La teoría de la poesía debe ser deductiva, no sólo basada en el estudio de las obras poéticas, de la misma manera que el mecánico explica las diversas construcciones y no sólo las describe. Por el contrario, la teoría de la prosa (si acaso ella es posible) puede ser sólo inductiva, al describir las incursiones de estos o aquellos prosistas, lo que de otra manera se confundiría con la teoría de la poesía.
Además, según la definición de Potebnia, la poesía es un fenómeno de la lengua o una forma peculiar de la palabra. Todo lenguaje está dirigido a alguien y contiene algo importante, un no sé qué que incumbe tanto al hablante como al oyente, al mismo tiempo que a este último el hablante añade estas o aquellas características que se encuentran en él mismo. La personalidad humana es capaz de un desmenuzamiento infinito. Nuestras palabras son la expresión de sólo una parte de nosotros, de uno de nuestros aspectos.